Caminando por la séptima avenida, zona 1.

 

charadas, espyder, mi vida

De las malditas ironías de la vida, resulta que tengo dos carros, pero uno lo tengo en un predio, en calidad de venta por supuesto, mientras que el que tengo en uso, está en mantenimiento en el taller. Razones por las cuales, luego de no andar a pie por la ciudad durante bastante tiempo y después de ir a dejar a Mrs. espyder, decidí caminar. Todo empieza con un cigarrillo que compré en una tienda frente a Casa Presidencial, o sea, sobre la 6ta. avenida; me atravesé y al momento de encenderlo, vi de re-ojo que venía tras de mi el diputado Mario Taracena, por cierto, me extrañó sobre manera que estuviese charlando por teléfono y sin ningun guardia de seguridad, se veía como cualquier otro mortal guatemalteco, como yo por ejemplo. Sin ser shute y sin querer queriendo, escuchaba su conversación, misma que interrumpí, al atravesarme mejor la calle (sobre la 5ta.) y enfilar la séptima avenida. Sí, es de esos trips que tenía ratos de no hacer, caminar y caminar. Justo pasé frente a Tacos Tequila y recordé cuando frecuentaba ese lugar, cuando no era tan visitado como ahora; es más, recordé cuando con los cuates de la cuadra, incluído el , una vez presenciando el cortejo procesional de “Jesús del Consuelo” (si mal no estoy) en el parque central, decidimos ir por el Parque “Isabel La Católica” a ver el anda con luces (aunque creo que la razón primordial era seguir viendo culitos, xD), en fin, jamás llegamos al mencionado recinto, ya que precisamente en Tacos Tequila. Caminando una cuadra después, a la par de la Catedral Metropolitana, veo la inmensa puerta de madera del Glorioso y Bicentenario Colegio San José de los Infantes en donde, ¿Qué les puedo decir? ahí sí que tuve cualquier cantidad y tipo de recuerdos de güiro, simplemente paré, pensé y justo me terminé el cigarro, seguí el camino. Ya casi todo estaba cerrado, serían si acaso las 18:50 horas. Pasé por el famoso Edificio El Centro y volví a recordarme de los ex-Infantes, jaja, gracias al queridísimo y recordado Billares Los Magníficos, donde las pocas veces que me fui de capiusa justamente iba a parar ahi (o en su defecto a maquinear) ahhh qué tiempos aquellos. Dos cuadras después vi otro billar “Pool Master”, lleno de gente, el único lugar abierto en esa cuadra. Pasando frente a Telgua (o Claro), ví un lugar llamado “ExCéntrico”, el cual ya había visto antes, pero nunca había entrado. Pues decidí tomarme un cafecito, muy bueno por cierto. Creo que les quedó muy adecuada la decoración por lo “excéntrico” precisamente; yo me senté en una silla tipo colonial, mientras que a la par había una de madera muy rústica, en fin, me eché el café y me fui. Pasando unas cuadras mas adelante, digamos desde el cuartel de la Policía, hasta la 17 calle, no se ve absolutamente nada interesante, solamente los buses que van a zona 18, imagino, por el típico alarido de los brochas: Vaya Maya directo!!! Vivo compadre… T Shirt Versace Homme Pas Cher ahí te van a subir, mano!!. Vaya abuelita, saquemos fibra que ahí está EMETRA!!! (entre otros). Bajé la 18 calle, en donde es un calvario caminar, y no me refiero a la Iglesia Católica Nuestra Señora de los Remedios, sino a que a partir de la esquina contraria de Paiz, empiezan las mallas puestas por la Municipalidad y que figuran cual cárcel de peatones, ya que hay un espacio entre la pared y las misceláneas ventas informales como de 1 metro para caminar, ojo no exagero. T Shirt Ralph Lauren Homme Decidí bajarme y cruzarme a Al Macarone (hoy sí que me he pelado con las pautas mucha) y comprarme dos porciones de la sublime y magnífica pizza de a Q.4.50… Sí! lo leyó bien, bajaron sus precios y para muestra un botón:

Rótulo con el que se referían a un “Fetuccini al forno” y que ahora cuesta Q.12.99. Polo Ralph Lauren Homme Cómprelo, no es caro, ya que su bolsillo y su estómago se lo agradecerán (jajaja mejor voy a hacer un podcast o algo asi imitando a los vendedores ambulantes). Me dieron mis porciones y me largué. No se ni porqué escribí este post, pero ciertamente y por mucho tiempo, me sentí tan solo por un instante… emmm digamos que libre y sin temor a ningun asaltante o loco asesino por allí…

Comments

  1. j_aroche says:

    para cafecíto (no los que hace mrs espyder XDD) pasate a Café León, alli si la mera tos u.u

    Este post también me recordó los tiempos que estuve en la zona 1, buenos lugares y recuerdos 😉

  2. espyder says:

    LOL fijate que eso lo debería cambiar mejor a “caldito” y no de pollo precisamente, jajaja.

    Si vos, es extraño a veces en el centro, miras mil cosas y mil lugares deahuevo… *sigh* =D

  3. jcab says:

    Gran recorrido el que te echaste vos y de paso buenos tips a tus lectores, de los posts mas entretenidos que he leido ultimamente chavo y de paso bastante evocador.

    Saludos

  4. sirgt says:

    mira vos sacrilego inconverso (sos @eltechno jajaja) me creeras si te digo que no me acuerdo cuando se nos atraveso taco tequila? jajaja o talvez si pero el recuerdo es algo borroso xD

    a el centro, a mi me encanta el centro histerico lastima que la seguridad en Guate es ficticia porque con ganas me conseguia una mi casa por ahi…

    por cierto pa cuando un “Portalaso”? =D

  5. espyder says:

    @jcab:

    gracias mister, de hecho, pienso volver a escribir asi y no tanta (ojo, tanta) mulada, jajaja. saludos.

    @sirgt:

    que no te queras acordar es otra onda, jajaja, y un “portalaso” jesus, ya estuvieramos, pilas!

  6. Bernal says:

    Milagros no pasaste a “los pollos”…., guarida de tu inmortal cuaz Emerson

  7. Pirata Cojo says:

    ¡Ah! el centro, mis escasos 20 añitos de soltero los viví ahí y las pocas veces que ando a pie por esos lares me doy cuenta de todo lo que se ha ido muriendo, imaginate, el hotel Ritz, la perfumeria francesa, las ventas de accesorios eléctricos, el cine Fox, Percival, hasta el Banco de Occidente donde trabajé ya lo compró el BI, y eso solo en laséptima que es de la que hablás.
    Comparto tu afición por las maquinitas, aunque mi mero llegue eran las de pinball, que por cierto, si alguien sabe de donde haya algunas, me encantaría volver a jugar, del billar, el jardin de Italia en la 11 calle era nuestro refugio.

    Siempre es bueno recordar.

  8. espyder says:

    @Bernal:
    Fijate que en serio que el finado “Los Pollos” era la mera tos en comida, luego que ya se volvió cantina y cuchitril de mala muerte, obviamente no. Aunque no niego que fui un par de veces, jajaja.

    @Pirata Cojo:

    Pues yo llevo 31 años viviendo aquí y creéme que cuando salgo, por ejemplo, extraño el maldito ruido de los buses urbanos que pasan frente a casa. En el Jardín de Italia, que por cierto no se si existe aun, aprendí a jugar Carambola, jajaja habían unos señores ya grandes que tenían un pulso que ja!. saludos mister!

  9. Davide says:

    Buen recorrido, por cierto que buena rola esa de los Simple Minds siempre la sobreestime y hace una semana mientras sacaba fotocopias la dependienta tenia la Kiss y cabal sono la rola y como tenia tiempo me quede escuchandola detenidamente y si es buena muy buena, recuerdos de Ferris Bueller vienen a mi mente y del fallecido Corey Haim.

    Ojala logren sacar a los vendedores ambulantes del centro por que son ellos los que jodieron ese bonito paseito.