Es que no hay trabajo!

 

charadas, desahogos

Así me dijo la otra vez la “cuqui”, por supuesto, con su tono de patojita fresa. En primer lugar, ni tan patojita es la pisada y en segundo, ni tan fresa; lo que pasa es que tiene ese complejo de snob y wannabe que solamente con decirle las mierdas en la cara, se lo he quitado la mayoría de veces. No me chingues!, le he dicho, no seas tan llena de mierdas, ponéte a vender comida o algo así… jajaja cierto, me pelé un mi cacho, pero sino no aprende.

Pero vamos por partes. Trabajo:“Ocupación que ejerce habitualmente una persona a cambio de un salario”. Sí, así se denomina a esa palabra, según Wordreference.com y que muchas veces se tergiversa, según el usuario final, digamoslo asi.

Algunas personas realmente abusan de esta palabra, yo por ejemplo, siempre he destacado que la mayoría de los “cuidadores de carros” son unos de ellos; de hecho, creo que ni debería llamarsele trabajo, ya que es una verdadera extorsión. “Le cuidamos su carro” dicen a cambio de Q.20 ó en caso contrario, te “atenés” a que tu carro no lo encontrés como lo dejaste. Claro, no faltará el cerote que me venga a decir, sos un agarrado, pero no se trata de eso, se trata de que… ah! otro día les explico.

Hay otros trabajos que son pero por mucho, mas dignos que el anterior, por ejemplo, las personas encargadas de limpieza de la ciudad, que se rifan el físico incluso de madrugada, para conservar la tan trillada “tacita de plata”. Ellos sí ve, ellos sí trabajan. Otros por ejemplo, son los “chicleros”…

… siempre que necesitás un cigarrito, dulces, chicles (de ahí el mote), golosinas, gaseosas, jugos, matutinos, lapiceros, papel toilette y porque no? hasta condones (deveras, me lo contaron por ahí jeje), ahí están los chicleros; de todo tipo, edad, raza, etc. y como anteriormente dije, hay desde los mas misceláneos y hasta los mas sencillos con cajones ambulantes.

Los que venden leyes y códigos de cualquier índole, que también entre otras cosas, venden cromos de santos (más en Semana Santa), álbumes de estampitas (según la ocasión, de mundiales, de Pokemon, de Spiderman y de cualquier otra cosa) y por supuesto, los infaltables cromos y pósters de “te amo”, “eres especial”, “mi amor” y cualquier otra huecada similar (recomiendo ver a los patojos de colegio escogiendo los mejores).

También se puede ser empleado de EMETRA…

… cosa que no recomiendo tanto, pero sin embargo hay que entenderlos “pobrecitos, aguantan sol, hambre, humo de camionetas y demas calamidades” le respondieron a un chato por ahí la otra vez (como que no fuera lo que vive cualquier otro mortal guatemalteco dije yo, eso sin contar con los cacos). Claro, son humanos igual que uno y merecen respeto. Y como en todas partes, también merecen sus sacadas de madre, claro que si! también es de humanos rayarle la madre a quien no tiene sentido común y muchas, pero muchas veces hasta les resalta el abuso de poder, cual dote inmaculado. Pero bueno, como en todo chance _ puede _ que pase con estos señores, puede que pase.

Por último y no menos importante, tenemos a uno de los mas antiguos pero bien arraigados aún, los vendedores de leche de cabra…

…con su particular látigo y con estruendosos sonidos, hacen que estos animales viren a la derecha con solamente decirles así mismo, “derecha”. Jamás he probado la leche de cabra, pero he escuchado que el queso de la misma, es bien caro y exquisito.

Así mismo, podemos encontrar a los “afila-cuchillos”, los “arreglo-zapatos”, los vendedores de frutas, los “shuqueros” o vendedores de hot-dogs y mixtas (Al Paraguay! dicen las carretillas), los vendedores de planchadores, baterías de cocina, frazadas y demás enceres que la mayoría de veces, pasamos desapercibidos. Para todos ellos y los no mencionados, un fuerte y caluroso saludo!.

Entonces, trabajo hay no? y yo que me sigo quejando de que es una mierda todo y que no hay chance… ahi vengo al rato mejor.

pilas!

P.D.: los anteriores negocios y oficios fueron mencionados con el mas debido respeto (menos a los cuidadores de carros, fuck them!)